Cojiendo a mamá y a su amiga

Esta historia tiene lugar hace algunos años, y aquí he visto muchas situaciones similares que me han llevado a contar mi experiencia.

Corría el año 2005 cuando me disponía a cursar mi último año de secundaria. En aquel entonces, con 18 años recien cumplidos, fueron ocurriendo cosas que me llevaron a vivir esta extraña pero placentera situacion.

Antes que nada, les informaré de las personas que tienen cabida en mi historia.

Mi madre se llama Lucía y en ese entonces tenia 43 años, es alta con el pelo ondulado y castaño, pocas tetas y un culo muy bien puesto. Su amiga Susana es algo mas baja, 41 años, es de pelo oscuro y liso, largo, tiene unas tetas bastante grandes y un culazo redondo y macizo.

Susana ademas de ser amiga de mi madre desde que tengo uso de razón, era mi profesora de Historia en 5to año de secundario.

Mi nombre es Casimiro, soy bastante delgado, estatura media, pelo y ojos oscuro.

Como digo, jamas me habia sentido atraído por Susana, y menos que menos por mi propia madre, sólo pensaba en las compañeras de mi clase, pero de un dia a otro fueron ocurriendo cosas que me llevaron a esto.

Voy a contar como empezó todo aquello… yo aun era virgen, solo habia besado un par de chicas pero nada mas.

Habitualmente, Susana venia a comer a nuestra casa, o nosotros ibamos a la de ella. Susana vive sola, no tiene hijos y está separada desde hacia ya muchos años. Y mamá se habia separado de mi padre tambien desde hacia 3 años.

Un viernes por la noche Susana nos invitó a mi y a mi madre a cenar en su casa, habia pasado tiempo desde que no lo hacía, los meses anteriores habia optado por quedarme en casa. A decir verdad Susana era una madurita bien puesta, tenia cara de joven y su cuerpo se mantenia muy en forma. Lo mismo puedo decir de mi mamá.

Llegamos a su casa en una noche templada, Susana tenía puesto un vestido azul marino que le llegaba a medio muslo, sus tetas parecian apretadas bajo el vestido.

En la escuela en su materia me esforzaba para que me vaya bien, no queria que me tuviera que desaprovar, eso nunca fue un problema. Mantuve mis notas altas.

La cena creo que fue normal, bebimos vino, yo la verdad ya estaba algo acostumbrado, pero mamá y Susana despues de unas copas estaban mas alegres de lo normal. Me dieron ganas de mear y pedí ir al baño. Sabia donde quedaba pues ya habia visitado su casa en numerosas ocasiones, asique me dirigí hacia allí.

Comencé a mear, mientras lo hacía miré todo el baño y en una esquina habia un cesto de mimbre con ropa hasta el tope. Terminé y me sacudí la verga, me acerqué al cesto y arriba de todo habia un pantalon de jean y al lado una bombacha blanca toda doblada.

Se me aceleró el corazón en ese instante. No sé si mi cabeza estaba ahí o la habia perdido, no sé cómo pero, mi mano actuó con vida propia y tomó aquella prenda. Con ambas manos comencé a desenrrollarla por completo.

Una bombachita blanca fina, con la parte del culo mas delgada, la tenia en mis manos. Miré el interior y busque el lugar donde reposa su vagina. Mi pija reaccionó.  Instintivamente llevé eso a mi nariz y el olor que me invadió fue exquisito. No puedo explicarlo, pero sentir el olor a concha de Susana despertó mis mas calientes deseos sexuales. Me bajé el pantalón y comencé a pajearme con la bombacha en mi cara, aspirando ese olorcito delicioso, no duré mucho, llevé la bombacha a mi pija y acabé en ella, derramé mi abundante leche caliente en esa bombacha olorosa….

Me limpié como pude, y la dejé donde estaba. No sé que paso por mi mente, lo admito, pero estaba tan caliente con unas copas encima que me dió igual dejarla ahí toda enlechada.

Me volví mas aliviado a la mesa, y despues nos fuimos a casa.

Esa fue la primer ocasion en que mis deseos sexuales se dirigieron a Susana. Cuando desperté al dia siguiente, recuerdo haber sentido un poco de miedo, por haber dejado aquella prenda llena de semen en el cesto… pues cuando ella la vea, sabría si o si que habia sido yo. No habia otro hombre cerca.

Fueron pasando los dias y empece a perder ese miedo, a la semana siguiente creo que se dio la segunda situacion:

Yo me habia levantado de mi siesta, y como casi siempre me dirigí al baño para mear. La puerta del baño siempre esta cerrada, y cuando es de día no se necesita prender la luz para utilizarlo, ya que hay una ventana donde el sol da de frente para iluminar la pequeña habitacion.

Abrí rapidamente la puerta y di un paso hacia adentro, cuando miré hacia adelante, el desastre:  estaba Susana parada delante del inodoro, con una mano en su entrepierna limpiandose la vagina con papel higiénico. Me quedé paralizado por la inesperada situacion, ella miró hacia mí y lo unico que alcancé a decir fue:

-…Perdón..

Y cerré la puerta. Me puse rojo. Entonces ella debia estar morada.

Me fui a la cocina con una imagen en mi mente. Apenas la habia visto, mi vista se centró en su entrepierna… durante esos escasos segundos habia podido observar que tenia bastantes pelitos en su pubis, la ví de frente y realmente de su vagina no pude ver nada, pero eso fue suficiente como para que mi pija cobrara vida propia y quisiera reventar el boxer y el pantalon.

Escuché la puerta del baño abrirse y vi que Susana venia.

-Susana, perdon, no sabia que habia alguien..

-Esta bien, no te preocupes, no paso nada ¿cierto?

-Si, si claro.. bueno, perdon nuevamente.

Susana me sonrió y yo me meti al baño. Lo que habia pasado era que Susana vino a casa a hablar con mi madre como hacen muchas veces, y ni me di cuenta de que habia alguien en el baño.

Creo que ahí senti un click y empece a ver a Susana como mujer, y con otros ojos… empezó a gustarme, a la noche me hice una paja increible con lo que habia pasado esa tarde, de sólo pensar en Susana limpiandose la concha delante mio, me ponia caliente caliente.

Al dia siguiente, mi madre habia salido a hacer unas compras, asique cuando vino Susana me quedé con ella hablando en la cocina esperando a que venga mi mama. Nos pusimos a hablar de varias cosas.

-Mañana de que tienes examen?

-De fisica.

-Ah, y estudiaste?

-Si, un poco en realidad. Es dificil asique estudiare esta noche.

-Bueno, espero que te vaya bien, te deseo suerte.

-Gracias Susi.

-Sabes que? Tengo que ir al baño.

-Muy bien, pasa nomás.

-Esta vez no me vayas a espiar eh jajaja.

-Jajaja no, no, quedate tranquila.

En ese tiempo no tenia acceso a internet, por lo tanto mis pajas iban dedicadas a mi imaginacion, generalmente imaginaba a Susana desnuda, o cojiendo con ella.

Recuerdo que una mañana en la que tenia clases con ella en Historia, se estaba acabando el tiempo y era la ultima clase antes del examen, asique fui a preguntarle varias cosas que yo no habia captado y como sonó la campana me pregunto si queria ir a su casa esa tarde para que ella me explicara mejor y mas tranquilamente los temas. Acepté normalmente y fui esa tarde a su casa.

Lo que si recuerdo bien es que era una tarde muy calurosa, mas que el promedio de la primavera. Al llegar, me abrió la puerta esperándome. Entre y pude observarla: traía una remera de tirantes corta, no le llegaba a tapar toda la panza, y despues una falda bastante corta, creo recordar que le llegaba a medio muslo.

Nos sentamos uno al lado del otro y nos dispusimos a que ella me explicara algunos temas…

-Madre mia, el calor es tremendo.

-Si, creo que me pondría en pelotas.

-Queee? -Exlamó Susana.

-Jaja es broma, aunque con este calor… buff

-Jajaja, bueno si que es buena idea.

-Lo vas a hacer??? -Pregunté

-No seas tonto, como me iba a desnudar delante de vos.

-..Si, tienes razon.

-Ja, eres tonto a veces eh…

-Bueno… igual ya te vi desnuda… -Creo que fue lo mas arriesgado que dije en mi vida (mi excitación ya superaba limites y empezaba a perder la cabeza)

Susana me quedó mirando como sorprendida, pero reaccionó:

-Bueno, bueno, bueno… eso fue un accidente, ademas no me viste nada…

-Jaja si, pero si te vi un poco eh.

-No lo creo. A ver, si es verdad, que me viste?

-De verdad lo preguntas?

-Claro que si, para probar que no me viste desnuda.

-A ver, si te vi desnuda. Cuando entré, estabas… eh…

-Habia terminado de hacer mis necesidades y vos solo entraste y no viste nada.

-Mira Susana… verte, te vi la vagina. Solo que no pude verla bien.

-Vaya, vaya… mira el niño eh… como es eso de que no me pudiste ver bien?

-Es que… en realidad tenias muchos pelitos y no pude verte bien.

Se quedo nuevamente sorprendida como pensando unos segundos que iba a decir.

-Bueno eso no significa nada no? Ademas ya habras visto varias, asique…

-No, no he visto ninguna.

-A que te refieres?

-Que no vi ninguna…. eh.. vagina.. hasta ahora.

-Ah bueno crei que si lo habias hecho.

Mi pija era una marea roja, la sangre de mi cuerpo queria ir hacia mi verga y reventar. La conversacion caliente con Susana habia llevado mi excitacion a limites insospechados.

Creo que despues de eso, seguimos con los apuntes hasta que pude meter otro bocado antes de irme.

-Bueno, eso es todo, cualquier cosa que no sepas avisame.

-Ya, muchas gracias Susi!

-De nada, ah… y sobre lo que hablamos, procura no decirselo a nadie, sabes?

-Claro, si, entiendo… hey, a ver cuando me la vuelves a mostrar.

-Que ¡!?

-Jaja, era mentira.

-Sabes que cualquier cosa que quieras contarme puedes hacerlo verdad?

-Si, si, gracias.

-Nos conocemos hace mucho asique tienes plena confianza en mi, niño.

-Si, totalmente. Te vuelvo a agradecer Susi!

-Chau!

-Adios!!

Era verdad. Susana me conocia desde que yo tenia pañales… era como mi segunda madre.

Ni que decir tiene que los siguientes dias me pajeaba 2 o hasta 3 veces diarias recordando las conversaciones o nuestro “accidente” en el baño de mi casa.

Ella se desabrochó el jean y comenzó a bajarselo. Sus piernas salieron a la luz de a poco… tenia una bombacha rosada bastate pequeña.

-Estas listo?

-Sí -Casi tratamudeo

Ahora tiró del elástico de su bombachita para bajarla… la fue bajando por sus muslos, rodillas, hasta llegar a los pies y sacarsela, la dejo tirada en el piso.

Lo primero que alcancé a ver es otra vez muchos pelitos en su pubis.

Lo siguiente que hizo fue sentarse en el sillon, y lentamente abrió sus piernas, subió sus pies al sillon dejandome verle todo.

-Wos… es.. es preciosa Susi….

-Si? En serio me lo dices?

-Cla.. claro que si… me encanta

-Muchas gracias.

Bajo su pubis con muchos pelitos, su conchita rosada era espectacular. Tenia los labios mayores que sobresalían, arriba un boton -el clitoris- perfectamente visible, y dentro alcancé a ver sus paredes vaginales. Alrededor de su vagina tenia bastantes pelitos tambien, sea lo que sea era algo sublime.

– me muestra la concha en el sillon de casa

– llego borracho y a mama en tanga la toco toda y le digo “dejate asi te cojo como a susi”

– mientras cojen uo le dica a otro mmm me llenaste la bombacha de leche

Comments are closed.